header

domingo, 15 de mayo de 2016

PRIMERA CUERDA- Mi- Las Maravillas-1


1

Brillante. Sublime.

La última nota de “La Búsqueda” se diluyó en la sala y solo entonces su autor e intérprete abrió los ojos.

Un segundo después, el público que llenaba el Palau de la Música Catalana inició una apasionada ovación que se prolongó durante varios minutos. El recital había sido espectacular.

Lo peor ya había pasado. Los nervios del directo iniciaban en esos momentos su declive. Diego Torres había triunfado otra vez en Barcelona, la ciudad  que lo había visto nacer y crecer. El disco y el vídeo del concierto serían un éxito de ventas. Las críticas de la prensa iban a ser excelentes. Estaba seguro.

 El famoso guitarrista llevaba varios años actuando en  grandes teatros del mundo, ante los más diversos espectadores. Aún así, no podía evitar la gran tensión que sentía cada vez que presentaba un trabajo nuevo. Solían absorberlo durante muchos meses, en los que trabajaba aislado, a pesar de estar rodeado de un gran equipo humano. Esta vez había conseguido componer su último disco en muy poco tiempo. Miró a las dieciocho musas que le rodeaban, pintadas en la pared del escenario y les dio en silencio las gracias.

 Rosario, su mujer, apareció en el escenario enfundada en un elegante traje negro y luciendo su mejor sonrisa. Llevaba un gran ramo de rosas rojas que entregó a Diego y le dio un efusivo beso en los labios. Junto a ella, estaban Luis, su asistente y todos los que habían hecho posible aquel trabajo. Sintió una ausencia en aquella noche tan especial: la de su madre. Hacía tan solo dos años que Doña María Teresa había abandonado este mundo, dejándolo casi huérfano.

Después de una sentida ovación, el público inició la salida del Palau y Diego se dirigió al camerino. Rosario lo siguió y él la increpó:
—¡Déjame solo!
—Pero…- balbuceó ella.
—¡Te he dicho que me dejes solo!—Cortó Diego, encerrándose con un sonoro portazo.
Se encontraba en un estado anímico muy frágil del que solo se había olvidado durante la actuación.


Diego se sentó ante el espejo. La visita que había tenido esa misma semana le había removido viejas heridas. Puso la cara entre sus manos y rompió a llorar con gran sentimiento.







¡YA A LA VENTA EN AMAZON PINCHANDO AQUÍ!